¿Cómo se le debe realmente llamar a la Virgen del Valle?


Innumerables han sido las personas, historiadores, catedráticos y cronistas que han dedicado parte y en algunos casos toda su vida al estudio, investigación y aportación a la historia y todo lo que encierra tan solo el nombre de Nuestra Señora del Valle. Entre estos, el insigne Hermano Nectario María, el cual ha sido el más importante y el que más ha estudiado todo lo que rodea a la Virgen Del Valle, tanto su llegada a la Isla de Cubagua y su posterior traslado a la Isla de Margarita, como su procedencia, milagros y hechos de renombre.

El Hermano Nectario María establece en sus escritos que vecinos de la Isla de Cubagua que se habían establecido en el Valle del Espíritu Santo de la Isla de Margarita, edifican una ermita para el servicio religioso de indígenas, negros y el suyo propio (Hno. Nectario María 1986: 36).

El insigne escritor presume que es en el año 1530 cuando la imagen de la Purísima como se le llamaba en ese entonces, llega a la Isla de Cubagua. Siendo probablemente en el año 1542 cuando es trasladada la imagen de la Virgen desde Nueva Cádiz (Hno. Nectario María 1986: 31). Siendo causante de este traslado un huracán que azoto a la isla trayendo consigo la migración de sus habitantes a la vecina Isla de Margarita. Donde la Imagen de la Purísima fue colocada en una pequeña iglesia de paja y bahareque.

A partir de los venideros años los margariteños y habitantes en general comenzaron a darle la designación de Virgen del valle, lo que para ellos correspondía a decir la Virgen que está en el Valle; es este uno de los puntos cumbres a los cuales hay que ponerle más atención, gramaticalmente la designación de “Vallita” viene siendo un error ya que en el acervo cultural y oriental el diminutivo “Vallita” es empleado para referirse en cierto termino a las mujeres que llevan por nombre “Del Valle” o viven en esta localidad del Valle del Espíritu Santo. Teniendo por esta parte el primer error. Desde otro punto de vista morfológico el término “Del Valle” viene siendo referencia al sitio donde se encuentra la imagen de la virgen.
elsoldemargarita.com.ve
Según escritos del Hermano Nectario María es a partir del año 1565 cuando se le designa a la imagen como Virgen del Valle, siendo esta la única designación válida y que a través del tiempo ha sido la de mayor importancia y connotación histórica, y por qué no amorosa, de decirle a la Virgen. Formando esta un vínculo estrechamente familiar que a cierto modo, se fusionó con el habla popular del pueblo de toda la isla.

No es sino hasta el año 1576 cuando el Fray Manuel Mercado, Obispo de Puerto Rico y García Fernández de Torrequemada, delegado de la Real Audiencia de Santo Domingo, visitaron la Isla de Margarita reagrupando y organizando a los indígenas guaiqueríes en diferentes doctrinas, siendo la más importante la de Nuestra Señora del Valle. En esta etapa vemos como el término de “Virgen del Valle” toma otra connotación más importante desde el punto de vista eclesiástico cuando se le confiere el título de Nuestra Señora del Valle del Espíritu Santo, designación cumbre y la más importante y oficial de la imagen. En reafirmación de su antigüedad se le confiere el honor de la Canónica Coronación, cumpliéndose esta el 8 de septiembre de 1911, siendo la segunda imagen de Venezuela en recibir este honor.

Proclamada el 8 de septiembre de 1921 patrona del oriente venezolano por mediación ante del Vaticano del Excmo. Monseñor Sixto Sosa quien era el titular del Obispado de la Diócesis de Guayana para ese tiempo, la Virgen del Valle también es proclamada Patrona de la Armada Venezolana.

En la actualidad parte de los margariteños, habitantes de tierras orientales y venezolanos en general han venido tomando el diminutivo “Vallita” como parte de designación válida para la Virgen del Valle, diminutivo que es erróneo desde todos los puntos de vista, por eso es de vital importancia rescatar los valores históricos que hemos ganado, y no permitir que esta costumbre se siga ampliando cayendo en un error.

En primer lugar tenemos que tener en cuenta que al decir Virgen del Valle o en su excelentísima designación y advocación de Nuestra Señora del Valle del Espíritu Santo estamos dirigiéndonos a la madre de dios, a la cual jóvenes entre exámenes difíciles imploran a toda hora, estrella del mar,
mar donde el pescador zarpa y los rayos del sol acarician las calidad aguas del Oriente Venezolano teniendo en su pensamiento a la Purísima, Purísima como la llamaron nuestros antepasados y abuelos al referirse a lo más sagrado y hermoso que posee la Isla de Margarita, Madre del desamparado y del pobre, y máxima inspiración para el artista que a través de cada pincelada manifiesta su amor y admiración hacia la patrona del oriente venezolano. No olvidemos que a través de María llegamos a su hijo Jesús, que el amor divino de la madre de Dios es y será el más puro y casto, y que el nombre de María será el más dulce y noble, por eso seamos buenos hijos y llamémosla como correctamente debe ser: Virgen del Valle, Madre de Dios y Madre Nuestra.

Artículo enviado a hola@elnavegao.com.ve por Wilman Millán Suárez
Imagen inicial de commons.wikimedia.org
Comparte en Google Plus

loading...
Sobre Bendito Ocio

Somos un equipo de redacción de contenidos web.
    Blogger Comment
    Facebook Comment

1 comentarios:

  1. Muchísimas por haber publicado mi articulo, sigamos enalteciendo la cultura margariteña y consolidando los valores históricos que hemos ganado a través de los tiempos y que la Virgen del Valle guié nuestro caminar.

    ResponderEliminar