Deshojando la Margarita de mil sabores


Cada pueblo de Margarita tiene sus propias maneras de aderezar y preparar la comida, sin que esta cambie en el fondo, sino simplemente en pequeños detalles que hacen resaltar las cualidades o bondades de algunos ingredientes.

El sancocho o hervido de pescado, uno de los platos más tradicionales de la Isla, tiene como contorno indispensable el plátano tierno o topocho y ají dulce, que es el condimento más importante utilizado en la cocina regional. La especie depende de la temporada y de lo que traigan los pescadores de sus faenas ese día.


Para llegar y decir que lo viviste no pierdas de vista su dirección: Boca de Río, antiguo local Frío Mar. Municipio, Península de Macanao, horario: Lunes a Domingo. De 12:00m  a 07:00pm  teléfono: 0295. 2913145.

Afinando aun más el paladar, casi podría inferirse que decir Pastel de Chucho es decir Margarita. Fue hace casi tres décadas cuando el conocido cocinero del extinto Hotel Concorde, Rubén Santiago, transformó el complicado cuajado de pescado en este plato, que se ha hecho tan famoso y que no hay establecimiento de alimentos que no lo ofrezca.

El antiguo cuajado, cuyo ingrediente principal es el chucho o la liza, contenía entre sus ingredientes predominantes el huevo y la papa, los cuales, hablando en términos comerciales, son prácticos para su conservación luego de pasadas unas horas. Al nuevo plato le fue incorporado como ingredientes de reemplazo de la papa y el huevo, tajadas de plátano maduro, bechamel, pasitas y queso amarillo. Originándose así una mutación del cuajado que después se convertiría en uno de los platos margariteños más disfrutado y solicitado por los comensales venezolanos y extranjeros.


Para calmar el apetito pre y post playero, se recomienda probar las suculentas e inolvidables empanadas margariteñas. Hechas con harina de trigo o maíz, rellenas de queso, carne, cazón, pulpo y demás sabores para luego freírlas en aceite caliente. En cada esquina o superficie de la isla puede encontrar un pequeño tarantin junto a un fogón y una olla freidora. Las protagonistas de miles de anecdotas de ricas empanadas siempre son las "empanaderas", tan cordiales como experimentadas en el amase de la harina.

Toda la latitud de la isla ofrece venta de empanadas, pero aquí hacemos mención a una región en el extremo sur este de la isla, llamada Pampatar, y que desde hace pocos años ha ido ganando terreno en opción gastronómica  y muy autóctona del lugar.  En Pampatar podemos encontrar La Ruta de la Empanada, lugar donde usted podrá disfrutar de la más variada propuesta de nuestras tradicionales empanadas margariteñas, recomendamos los puestos de venta de empanadas de Mary la Propia, la Sabrosona, la Catira, la Chencha, La Virgen del Valle y Gresencia reunidas en un solo lugar, con visita a la bella bahía y, si corre con suerte podrá deleitar dicho manjar local acompañado de las melodiosas tonadas del cuatro de algún interprete del canto margariteño a través de un Pasaje, Fulía, Galerón o de una Décima,  como acompañamiento perfecto.

Corocoro, róbalo, carite, pargo, catalana son algunas de las especies marinas que habitan en las costas de la isla desde los tiempos de la Independencia y se les conoce como el pescado del pueblo margariteño.

Si de sopas se trata, los frutos del mar cobran especial relevancia. El Asopado y la Fosforera son muy buscados y recomendados. Esta última debe su nombre a la gran cantidad de fósforo presente en sus ingredientes.


Luego de la rica combinación de sabores salados, ¿quién no sucumbiría ante un apetecible dulce de la región? Pues Margarita cuenta con una variedad de ellos que no tienen nada que envidiarle a los de otras latitudes.


El Saboyano, El Pan de Leche, las Empanadas Dulces, las Roscas Cubiertas, el dulce de Piñonate, las Jaleas, las Conservas y el famoso Dulce de Lechosa, entre otros se los ofrecemos de una lista que invita a probarlos a todos, y que  de los cuales, recomendamos El Piñonate. Se trata de una panela compacta forrada en hojas de plátano elaborado con lechosa rayada, conchas de naranja y papelón, y cuya preparación puede tardar hasta tres días.


Si la tentación por lo dulce le es muy fuerte, libérese de ataduras y vaya por los  dulces de Nancy Totesout.  Cuando recorra los alrededores de la Iglesia de la Virgen del Valle, pregunté por esta famosa dulcera local. Ya que desde hace mucho tiempo se ha convertido en tradición visitar a la virgencita del Valle del Espíritu Santo y saborear los deliciosos dulces criollos que esta devota  margariteña ofrece. Las ofertas can desde el pan de leche aliñado, conserva de coco, batata, piñonate, coscorrones, besos, rosquitas, empanada, de mango, guayaba, pan rojo, galleta dura y muchos otros.

Cortesía: mochiladeviaje.com.ar. Artículo de: Igor Fernandez

¡Comparte esta nota con todos!
Comparte en Google Plus

loading...
Sobre Bendito Ocio

Somos un equipo de redacción de contenidos web.
    Blogger Comentarios
    Facebook Comentarios

0 comentarios:

Publicar un comentario